Fiesta del Inga Palla se encamina a patrimonio

Tisaleo –

Para que la fiesta del Inga Palla se sume a la lista representativa de Patrimonio Cultural del Ecuador, que antes se conocía como declaratoria, Patricia Bonilla, coordinadora de Patrimonio Cultural Inmaterial del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural de la Zona 3, indicó que asesora a los técnicos del Municipio de Tisaleo.

Explicó que era necesario el registro de la manifestación, la ejecución de una investigación grande que es el expediente técnico y el plan de salvaguarda. Agregó que ello permitía la actualización del registro de la información, la realización de una consultoría sobre la investigación del Inga Palla, que es un trabajo mucho más detallado, y crear un comité de gestión. Consideró que llevaría entre uno y dos años.

Bonilla señaló que el Inga Palla es una manifestación multitudinaria, que año a año se va recreando conservando las tradiciones, aunque reconoció que por ser la cultura dinámica se incorporan nuevos elementos “sin que signifique que pierda su esencia”. “La manifestación cultural se mantiene vigente y es un patrimonio vivo”, dijo.

Víctor Zumba, alcalde de Tisaleo, estimó que la escenificación en el sector El Relleno, el lunes 21, registró unos 50 000 espectadores, quienes vieron “la guerra” entre las tropas españolas que buscaban conquistar el Reino de Quito y las que comandaba el cacique Tisaleo.

Remarcó que la fiesta del Inga Palla es cultural y religiosa porque primero evoca la resistencia indígena de 1534 y luego se asocia a la introducción de la imagen de santa Lucía, protectora de la vista y acogida como patrona por los tisaleños.

Byron Machado fue el capitán del Pueblo o cacique Tisaleo; además estuvieron Klínger Verdezoto, Orlando Tisalema, Juan López y un grupo de Andignato de Cevallos, como capitanes de caballería española.

Cinthya Aleaga dijo que la fiesta es parte de la tradición del pueblo, que ella hace años figuró como la virgen del Sol, acompañante del cacique. Agregó que su hija Dana Vaca, de 4 años, sigue sus pasos. “De muy pequeños aprenden la devoción que se le tiene a la Virgen Santa Lucía y a lo que es parte de nuestra identidad”.

Elizabeth Panimboza (23) contó que hace seis años acompaña a Tisaleo siendo la virgen del Sol. Dijo que continuará participando porque sabía de la importancia del Inga Palla en la provincia, en el país. (F)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories