505 000 estudiantes de bachillerato se estima participarán en el censo del 2020

Un conteo rápido de casas y personas se realiza en el país como preparación de lo que será el VIII Censo de Población y VII de Vivienda por ejecutarse en noviembre del 2020. 

Roberto Castillo, director ejecutivo del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), informó esta mañana en una entrevista radial que esta actualización cartográfica que realiza personal técnico del organismo permitirá planificar y distribuir el número de estudiantes que se necesitarán en la jornada del 2020. 

Estimaciones preliminares indican que para el censo nacional se necesitarán 505 mil estudiantes de segundo y tercer año de bachillerato, 68 mil docentes y 40 mil policías y militares

En el conteo rápido se colocan stickers en las casas encuestadas como constancia de que el hogar fue visitado y la entrega de información por parte de la ciudadanía no toma más de cinco minutos, según Castillo. 

“No es lo mismo el número de hogares que hay en la Villaflora, en el sur de Quito, que el que puede existir en una parte dispersa de la provincia de Manabí. La única forma de saberlo es golpeando la puerta y tomando los datos del número de personas que existen. Lo que pedimos es la planilla de luz, el nombre del jefe de hogar y se indaga cuántas personas son parte del hogar, es una fase preparatoria”, explica el funcionario. 

Castillo afirma que el censo es una gran fotografía porque permite responder preguntas básicas como cuántos somos, dónde estamos y en que condiciones vivimos. “Es la principal herramienta con la que cuenta el país que finalmente sirve para medir las condiciones de vida de la población”. 

La información que se recauda es fundamental en términos de planificación para determinar, por ejemplo, el número de establecimientos educativos o de hospitales que se necesitarán en cada parte del territorio. “La población va creciendo, se va moviendo”, afirma Castillo. 

Resultado del simulacro estará listo hasta marzo próximo

Los resultados del censo experimental que se realizará en los cantones Cumandá (Chimborazo), Celica (Loja), Pedro Vicente Maldonado (Pichincha) y  Puerto López (Manabí), el 24 de noviembre próximo, estarán listos en el primer trimestre del 2020, dice Castillo.

“El objetivo (del simulacro) es pulir y mejorar todo aquello que se tenga que hacer de cara al censo nacional en noviembre del 2020”, explica. 

INEC prepara censo del 2020 con simulacro en cuatro cantones de Ecuador

La recomendación para los habitantes de esos cantones es que permanezcan en sus hogares durante el día del censo experimental. “Que les abran la puerta a los estudiantes de colegio y respondan con sinceridad porque el ciudadano es el protagonista porque es el que realmente produce la información“. 

En el censo experimental se analizará el tiempo promedio que le tomará al estudiante completar el cuestionario. “La buena práctica internacional sugiere que no debe superar la hora, máximo una hora por hogar, por lo que si es excesivo (el tiempo) se tendrá que reducir el tamaño del cuestionario”, asegura Castillo. 

Uso de términos con enfoque de género en el censo

Un reto adicional en miras al censo 2020 son los temas relacionados con enfoque de género, movilidad humana, pueblos y nacionalidades, personas con discapacidad. Son temáticas, dice Castillo, que en los últimos diez años han ido madurando en los aspectos conceptuales y metodológicos para construir la información sobre esos grupos.

De ahí que una fase adicional que se ejecuta es la construcción del cuestionario que arrancó en abril de 2019 y en el que han participado casi 700 actores del sector público, privado y de la academia, según Castillo.  

“En el censo experimental uno de los instrumentos que se va a testear es el cuestionario, hemos hecho pruebas cualitativas y cognitivas para poder estudiar y entender cómo interpretan y entienden los conceptos los ciudadanos”, agrega.

Un ejemplo es que con el enfoque de género hay que evitar el uso de ciertos términos como el jefe del hogar. “Da una estructura patriarcal por lo que se debe hablar del representante o quien es cabeza de hogar porque el (el artículo) sigue siendo patriarcal. Posiblemente el ciudadano lo tenga muy interiorizado, entonces lo que queremos es romper este tipo de estructuras semánticas que parecerían triviales”, explica Castillo. (I)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories