La diabetes, una enfermedad que puede ser prevenida y controlada

La diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente (una hormona que regula el azúcar en la sangre) o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce. La  falta de control ocasiona la hiperglucemia (aumento del azúcar en la sangre), que con el tiempo daña gravemente muchos órganos y sistemas, especialmente los nervios y vasos sanguíneos.

Así define la Organización Mundial de la Salud (OMS) a la diabetes, una enfermedad que -según este organismo- puede ser prevenida y controlada. El tema de este año en el  Día Mundial de la Diabetes (oficializado por Naciones Unidas en el 2006)  que se celebra hoy 14 de noviembre es la Familia y la Diabetes. 

A nivel mundial está entre las diez principales causas de muerte.  En las Américas, el 15% de la población con más de 18 años vive con diabetes. Este número se ha triplicado durante la última década.

En Ecuador, según datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC) del 2017, es la segunda causa de muerte, después de las enfermedades isquémicas del corazón.  En 2016 en el país murieron más mujeres (2.628) que hombres (2.278) por esta enfermedad. Entre el 2007 y el 2016 creció en un 51 % la causa de muerte al pasar  de 3.292 fallecidos a 4.906. 

Datos de la OMS y OPS  señalan que en Ecuador la diabetes está afectando a la población con tasas cada vez más elevadas.  “Según la encuesta ENSANUT,  la prevalencia de diabetes en la población de 10 a 59 años es de 1.7%. Esa proporción va subiendo a partir de los 30 años, y a los 50, uno de cada diez ecuatorianos ya tiene diabetes.  

Son cuatro los factores de riesgo relacionados directamente con las enfermedades no transmisibles, entre ellas la diabetes, informan OMS y OPS, que son la alimentación no saludable, la inactividad física, el abuso de alcohol y el consumo de cigarrillos.

Dos tipos de diabetes

La OMS y la OPS informan que hay dos tipos de diabetes. La tipo 1 (también llamada insulinodependiente, juvenil o de inicio en la infancia) que se caracteriza por una producción deficiente de insulina y requiere la administración diaria de esta hormona. Se desconoce aún la causa de la diabetes de tipo 1 y no se puede prevenir con el conocimiento actual.

La de tipo 2 (también llamada no insulinodependiente o de inicio en la edad adulta) se debe a una utilización ineficaz de la insulina. Este tipo representa la mayoría de los casos mundiales y se debe en gran medida a un peso corporal excesivo y a la inactividad física.

Cuáles son los síntomas

Algunos de los síntomas, que pueden aparecer de forma súbita, en la diabetes tipo 1 son:

  • Excreción excesiva de orina (poliuria)
  • Sed (polidipsia)
  • Hambre constante (polifagia)
  • Pérdida de pesos
  • Trastornos visuales y cansancio. 

Los síntomas de la diabetes tipo 2 pueden ser similares a los de la diabetes de tipo 1, pero a menudo menos intensos. Puede diagnosticarse solo cuando ya tiene varios años de evolución y han aparecido complicaciones.

La OMS informa que hasta hace poco, este tipo de diabetes solo se observaba en adultos, pero en la actualidad también se está manifestando en niños.

Según reportes de este organismo cerca de 62 millones de personas tienen diabetes tipo 2 en las Américas. “Muchas personas con diabetes tipo 2 ni siquiera saben que la tienen”, se revela.

La recomendación de la OMS es el de apoyar a la familia a comprender los factores de riesgo y los signos,  síntomas y a buscar atención de emergencia oportuna si hay sospecha de diabetes.

Factores de riesgo

  • Consumo de comidas rápidas
  • Sedentarismo
  • Estrés
  • No acudir periódicamente al médico
  • Herencias
  • Dietas inadecuadas

Cambios en el estilo de vida

Según la OMS, se puede prevenir esta enfermedad mediante políticas de salud pública y cambios de estilo de vida saludable que promueven una dieta sana, actividad física y un peso corporal saludable.

Ana Altamirano, nutricionista de Pasteurizadora Quito, menciona algunas recomendaciones:

  • No ingerir alimentos azucarados, ni alimentos con sodio, con grasa
  • No comer harinas refinadas y pan
  • Realizar ejercicios
  • No fumar
  • Bajar de peso
  • Acudir al médico

La especialista señala que generalmente los pacientes que padecen diabetes pueden llegar a tener determinadas carencias que perjudican su salud, por lo que los lácteos y sus derivados constituyen una fuente importante y completa de nutrientes, al contar con vitaminas A, C y D, así como complejo B y minerales como el calcio y el fósforo.

Propone una guía de alimentos para cada comida. Por ejemplo, en el desayuno: 1 porción de lácteo descremado sin azúcar + 1 porción de cereal integral + 1 onza de queso bajo  en grasa + 1 huevo + 1 fruta.

Refrigerio: Yogurt sin azúcar, con cereal (puede ser chía, granola o amaranto) + 1 fruta. 

Para el almuerzo recomienda cereales integrales (puede ser avena, arroz, fideo integral o granos enteros) + proteínas de alto valor biológico (de preferencia carnes blancas, leche o queso descremado) + verduras.

Refrigerio de la tarde: Pan o galletas integrales + queso fresco bajo en grasa.

Merienda: Verduras + carnes sin grasa.

Cena: 1 vaso de leche con avena sin azúcar.  (F)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories