Chequeos ginecológicos, al menos una vez al año, pueden dar alerta temprana de aparición de miomas uterinos

Chequeos ginecológicos (un papanicolaou, una ecografía pélvica y una mamografía si es mayor de 40 años), al menos una vez al año, pueden dar a la mujer la alerta temprana de la presencia de varias enfermedades; entre ellas de miomas uterinos, que son tumores benignos que crecen en el tejido muscular del útero y afectan frecuentemente entre los 35 y 50 años, según ginecólogos consultados.

Se los detecta a través de una ecografía pélvica y su tamaño puede variar, puede ser desde un centímetro o hasta 20 centímetros. En mayor proporción se presenta en mujeres de raza negra, dicen los especialistas.

Hay excepciones pues se han presentado en mujeres de 21 años, pero están relacionadas con una mala alimentación.

Cómo se originan

Félix Manjarrez Morales, ginecólogo y coordinador de cirugía del hospital del Día Efrén Jurado López del Instituto Ecuatoriano del Seguro Social (IESS), dice que en teoría no hay una definición del por qué se forman los miomas uterinos pero están relacionados con la raza, si lleva una dieta inadecuada o si usa anticonceptivos.

“No es que los anticonceptivos produzcan miomas, (sino que estos) se alimentan de hormonas, si tomas anticonceptivos orales a base de estrógeno vas a aumentar el tamaño, pero si les damos anticonceptivos a base de progestágeno van a disminuir el tamaño, todo depende si lo hemos diagnosticado adecuadamente y le damos el tratamiento correcto”, expresa. 

Manjarrez dice que ningún mioma uterino se transforma en maligno. “Es 0% que se transforman en malignos”, expresa.

Mientras que Iván Altamirano Barcia, ginecólogo y director técnico del hospital de la mujer Alfredo G. Paulson, señala que la causa de estos miomas está relacionada a factores genéticos, hormonales y la obesidad.

Altamirano añade que son benignos en un 99% y el 1% restante puede desencadenar en cáncer uterino o miosarcoma, por lo que es importante el chequeo ginecológico anual.

Tipos de miomas

Depende de su localización los hay de diferente tipos:

  • Submucosos, son los que producen más sangrado, dolor pélvico y se localizan en el interior del útero.
  • Intramurales son los más comunes y crecen en la pared del útero.
  • Subserosos son los que producen menos sintomatología y se desarrollan en la capa externa del útero.

Síntomas

Un 50% presenta síntomas como:

  • Hemorragia uterina
  • Dolor pélvico
  • Molestias al orinar

Enfermedades

Si no se trata adecuadamente pueden causar:

  • Anemia
  • Infertilidad 
  • Abortos a repetición

Tratamientos

Manjarrez dice que en la actualidad si el tamaño del mioma es menos de tres centímetros utilizan la T hormonal que se la introduce dentro del útero de la paciente durante cinco años y disuelve el tumor en uno o dos años.

Dice que se obtienen mejores resultados y no tienen que abrir la cavidad. “Evitamos el sangrado, que crezca y  logramos que desaparezcan en uno o dos años máximo”, agrega.

Una vez que desaparecen estos tumores la mujer puede llevar su vida normal. El paciente puede continuar con la T hormonal o si desea puede retirársela y empezar un tratamiento de fertilidad si desea quedar embarazada.

Si el tumor es de más de tres centímetros se procede a una cirugía abierta o cirugía laparoscópica.

Altamirano señala que el tratamiento de un mioma puede ser una  miomectomía (extirpación solo del mioma) o una histerectomía (extirpación del útero), sobre todo cuando estos tumores son grandes y comprometen el bienestar de la paciente.

Recomendaciones

  • Seguir una dieta rica en frutas, legumbres, mariscos y poca carne.  
  • Evitar los enlatados, embutidos, chocolate.
  • Realización de un papanicolaou, solicitada en la consulta ginecológica.
  • Ecografía vaginal, solicitada por los especialistas.
  • Cuando una mujer empieza su vida sexual activa debe realizarse un chequeo ginecológico anual.

“Si empezó a los 16 años debe empezar con papanicolaou, ecografías y con eso evitaremos problemas de cáncer o de miomas, aparte de las infecciones (…)”, expresa.

Altamirano también aconseja que la mujer se realice al menos una vez al año chequeos ginecológicos (papanicolaou, una ecografía pélvica y si es mayor de 40 años una mamografía) porque es la mejor manera de prevenir y detectar la presencia de miomas. Y si ya presenta síntomas debe acudir a tiempo a un especialista.

“Un mioma puede volver a salir por eso es importante un chequeo ginecológico anual”, reitera. (I)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories