Un centavo de dólar ¿es una moneda muerta para los ecuatorianos?

Por Tammy Armijos

¿Sabe usted cuántos centavos tiene esparcidos en su cartera o en su casa sin darle uso? Cuando va por la calle y encuentra un centavo de dólar en el piso, ¿se atreve a recogerlo? ¿Pide el vuelto cuando es de uno o dos centavos?

Quizás crea que prestar atención a la moneda con menor denominación en nuestra economía es una pérdida de tiempo, pero realmente está perdiendo dinero.

Elena (nombre protegido) trabaja de cajera en una cadena de comida rápida. Ella cuenta a EL UNIVERSO que todos los días durante su jornada de trabajo, de lunes a viernes, aproximadamente 25 personas visitan el local en busca del combo más económico, que tiene un valor de $2,99. Lo curioso de su relato es que quienes hacen fila no llevan la cantidad exacta sino que pagan con $3. “Ese centavo de vuelto, los clientes no lo ven”, confiesa.

En cuatro semanas, por cada uno de esos combos tiene una ganancia sin registrar de $5, que al año reflejan $60 sumados a su sueldo por contrato y escasas propinas.

Según el Banco Central del Ecuador (BCE), en 2018 el país importó $1 900 000 en monedas de $0,01.

La moneda estadounidense más pequeña fue introducida al Ecuador hace 19 años y representa el 5% del total frente a las otras monedas recibidas del exterior.

El centavo sigue circulando en el mercado, pero la ciudadanía no le encuentra un uso habitual. De una muestra de 249 encuestados, el 54% confirma no tomarlas en cuentas para sus diligencias diarias debido a que diversos locales y servicios no aceptan esta denominación monetaria como método de pago.

Por ejemplo, el sistema de transporte público Metrovía no permite hacer recargas con esta moneda. Las máquinas aceptan monedas con denominaciones de cinco, diez, veinticinco y cincuenta centavos, un dólar y billetes.

En junio de este año la alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, inauguró la primera máquina para canjear botellas plásticas por pasajes del transporte de la Metrovía. Por cada una paga al usuario $0,02.

Esto, según los usuarios, resulta contradictorio ya que lo que reciben por botella no puede ser utilizado para recargar la tarjeta a menos que se reciclen 15 botellas plásticas para completar el pasaje necesario por persona. “Por el momento el usuario debe completar los $0,30 para recargar un pasaje. Sin embargo, la medida ha tenido acogida porque las personas no limitan su uso a la Metrovía, sino que utilizan las monedas en otras cosas”, comenta Mabel Litardo, comunicadora institucional de la Fundación Metrovía.


Las máquinas recicladoras al momento se encuentran en Plaza Guayarte y Terminal Metrovía.

Ante esta problemática, Leopoldo Falquez, gerente general de la Fundación Metrovía, devela que la idea no es que se tenga todo el pasaje, sino un estímulo para los estudiantes y personas de la tercera edad. “El precio de canje por botella lo determinó el Ministerio del Ambiente (MAE) cuando estableció el programa de reciclaje”, añadió.

Falquez, sin embargo, no descarta la posibilidad de implementar la moneda de $0,01 en las recargas y asegura que el integrador tecnológico de las máquinas para recargas del servicio, está desarrollando el software para acreditar directamente la tarjeta y desplazar el uso del efectivo.

Aunque existan limitantes en el mercado en cuanto a su uso, la moneda de un centavo de dólar no está ‘muerta’. Víctor Arcos, economista, considera que aún hay varios espacios donde el centavo de dólar es bastante utilizado, como en el resto del transporte público, pequeñas tiendas o en los supermercados.

La existencia de la pequeña moneda resulta importante para fundaciones que reciben financiamiento mediante donaciones. Después de cancelar el valor de su compra, en establecimientos como farmacias, sitios de comida rápida, entre otros, las personas donan su cambio para apoyar a causas sociales.


Algunos locales cuentan con alcancías para recaudar fondos con las donaciones.

Precio fraccionado, estrategia de mercadeo

El Banco Central del Ecuador afirma que la moneda de un centavo es necesaria en la economía para evitar el redondeo de precios.

Pero las empresas emplean tácticas como fijar precios con monedas fraccionarias (sin redondeo), aunque la diferencia entre $0,99 y $1 es de un centavo, porque esto ejerce presión en la decisión de compra del cliente.

Zully Salas, especialista en mercadeo, explica que anunciar los precios de los productos con monedas fraccionarias es una estrategia técnica de mercadeo debido a que la vista y la mente se enfocan mayormente en el número entero que es el del dólar. “Te hace pensar que cuesta, por ejemplo dos dólares con un par de centavos, en lugar de $3. Así, los consumidores asumen que el servicio o producto es más económico, aunque no lo sea realmente“, aclara.

Para darle mayor difusión a la moneda de $0,01, el BCE entrega las especies monetarias de esta denominación a través de las ventanillas de canje del banco o mediante los retiros de las entidades financieras.

Para la realización del canje es necesaria la presentación de la cédula de ciudadanía. Si el monto supera los $5 000 es necesario presentar la justificación de la procedencia de los fondos.

¿Cuáles son los puntos en donde se puede canjear las monedas?

El Banco Central del Ecuador dispone de cuatro puntos de canje en las siguientes localidades:

Quito:

  • Edificio Matriz BCE Av. 10 de Agosto N11-409 y Briceño
  • Plataforma Gubernamental de Gestión Financiera en Quito, Av. Amazonas, entre Unión Nacional de Periodistas y José Villalengua.

Cuenca: Sucursal Cuenca, Calle Larga 182 y Huayna Capac

Guayaquil: Sucursal Guayaquil, 9 de Octubre 200 y Pichincha. (I)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories