Fuego, temperatura y viento vencen a histórico árbol, símbolo de Otavalo

Otavalo –

El legendario árbol conocido como El Lechero, símbolo de la cultura otavaleña, cayó el jueves 16 por efecto de los fuertes vientos, según autoridades.

La especie era cuidada por comuneros de Pucará, cantón Otavalo, provincia de Imbabura, con apoyo de la función pública.

Según el departamento de Comunicación del Municipio de Otavalo, hace unos dos años El Lechero estuvo en riesgo cuando habitantes que posiblemente realizaban un ritual, abandonaron velas y se incendió parte del tronco.

“Desde ese entonces el árbol fue cercado y era cuidado permanentemente. Pero presumimos que las altas temperaturas registradas últimamente secaron más sus ramas y facilitaron que los ventarrones lo derriben”, explicó Juan Pablo Guancha, responsable de biodiversidad, patrimonio natural y minas del cabildo otavaleño.

Según el reporte del ECU911, la caída de El Lechero habría ocurrido a las 11:56 del jueves 16, cuando comuneros habrían reportado el hecho.

El árbol tenía relación con la identidad, cultura, historia y tradiciones de los otavaleños desde épocas milenarias, ya que según sus antepasados, este era el cementerio de los niños limbos (Auka Wawa).

El Lechero (Pinkul Tayta) era el vínculo de la eternidad con los niños que morían sin ser bautizados y sin tener nombre, ya que según la cosmovisión andina serían guardianes de la humanidad.

Los Wawa Auka eran enterrados en vasijas de barro que rellenaban con ofrendas y utensilios necesarios para el trayecto al Chayshuk Pacha (próxima vida).

El Lechero, plantado en una loma ubicada en el centro de los volcanes Imbabura y Cotacachi, era el lugar perfecto para estos niños, ya que los bebés de sexo femenino debían ser sepultados con la mirada hacia el volcán la Mama Cotacachi y los varones con la mirada hacia el volcán Tayta Imbabura, para convertirse en guardianes durante su próxima vida.

Este lugar también era considerado como el observatorio astronómico más grande del norte de Ecuador donde estudiosos calculaban los solsticios y equinoccios.

Ahora los comuneros y autoridades de Otavalo buscan alternativas para mantener este lugar histórico.

En un comunicado, el Municipio señaló que analizaba alternativas “para producir nuevas plantas”, obtenidas de El Lechero. (F)

2

años

El Lechero sufrió quemaduras por efecto de velas encendidas, hace ese tiempo. (F)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories