Asignación de presupuesto para las elecciones nacionales, aún sin definiciones

Quito –

La asignación del presupuesto para la organización de las elecciones nacionales del 2021 es uno de los aspectos que no se dilucidan por el Consejo Nacional Electoral (CNE) ni por el Ministerio de Finanzas.

En agosto pasado el Consejo requirió de $ 114, 3 millones para los comicios, pero los valores se irían asignando de acuerdo con los requerimientos.

Es lo que ha dejado entrever la presidenta del organismo, Diana Atamaint, mientras que el recién posesionado ministro de Finanzas, Mauricio Pozo, aún se empapa del asunto.

Atamaint prefiere no dar precisiones.

“La optimización del presupuesto posiblemente nos brindarán las empresas públicas y otras instituciones. Estamos definiendo para firmar acuerdos de cooperación y de esa manera no requerir de los fondos, puesto que nos darán en productos o servicios para compensar aquellos gastos que lo hacíamos con anterioridad”, señaló en declaraciones a la prensa.

Comentó que se han dado proformas de cuánto costarían los servicios y se han “reducido costos”, pero se desconoce en qué y por cuánto. No da detalles ni números mientras no se concrete con documentos, pero habría avances con Inmobiliar y la Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT).

Así, Finanzas estaría entregando los recursos de acuerdo con las fases de contratación.

En ese caso, lo que se concretó es la suscripción de dos contratos con el Instituto Geográfico Militar (IGM).

El primero para la impresión de más de 65’600.000 papeletas electorales. De estas, 52’480.000 serán para la primera vuelta del 7 de febrero, en la que se elegirán binomio presidencial, asambleístas nacionales, provinciales, del exterior y parlamentarios andinos.

Y en el caso de una segunda vuelta para elegir presidente y vicepresidente de la República se imprimirán 13’120.000. El costo total asciende a $ 5’035.641.

Otro contrato suscrito es para la impresión de documentos electorales, como certificados de votación, actas de escrutinio y otros materiales que se utilizarán el día de las elecciones. El valor es por $ 4’402.310 con el mismo IGM.

Según Atamaint, otra actividad realizada es la contratación de personal para “todas las áreas”. No especificó cuántos servidores se vincularon, en qué áreas y si hubo alguna reducción salarial para bajar el presupuesto, ya que este sería “el mayor rubro”.

Desde el frente del Gobierno, el cambio de ministro de Finanzas, de Richard Martínez a Mauricio Pozo, generaría una pausa en las asignaciones.

Al ser consultado sobre el tema, Pozo reconoció que no tenía datos de “cuánto se debe” al CNE ni en “qué fecha se pagará”, pues apenas lleva días en el cargo.

“El Gobierno es el principal interesado en que esto funcione como tiene que funcionar. Que se garantice la democracia, la transparencia del proceso y que al mismo tiempo no represente una carga excesiva en términos de gasto”, dijo.

Añadió en una entrevista con este Diario que “se va a colaborar en la medida de lo posible, en todo lo necesario. Estoy recién tres días, pero se va a hacer el mayor de los esfuerzos por normalizar y apoyar para que el proceso sea lo mejor posible”.

La presidenta del CNE afirmó que las áreas técnicas están preparando la adquisición de equipos informáticos, programas, software de seguridad.

Días atrás en un pleno, el consejero José Cabrera reclamó que no tienen claridad de lo presupuestario y que eso está retrasando el cumplimiento del calendario. “Si el objetivo es que existan problemas en el proceso, lo van a conseguir. Son todas las áreas que comienzan a tener retrasos”, indicó.

Atamaint lo sorprendió anunciando que las áreas financieras fueron informadas para que empiecen con los procesos. Llamó a un funcionario del área de tecnología que explicó que desde hace un mes estaban listos los términos de referencia para hacer los contratos.

Cabrera cuestionó que por qué no se empiezan las contrataciones. Y el funcionario le respondió que no estaban listos los presupuestos.

“¿Y cuál es la razón?”, preguntó Atamaint. Y el funcionario indicó: “Desconozco, señora presidenta”.

En ese contexto, el viernes pasado, la presidenta incluyó en el orden del día el conocimiento sobre la ‘Actualización del Plan de Tecnologías de la Información y Comunicaciones’ para las elecciones, que comprende la planificación de mejoras en el Sistema de Transmisión de Resultados Electorales.

El punto no se debatió porque la consejera Esthela Acero pidió que se suspenda su debate para leerlo y enviar “por escrito” sus posturas. Tuvo el apoyo del consejero Luis Verdesoto, y finalmente no se trató.

Ese documento de más de 200 páginas expone las deficiencias de los sistemas tecnológicos e informáticos y los requerimientos para actualizarlo.

Por ejemplo, para el Sistema Informático de Escrutinio y Resultados requieren $ 336.900 y contratar a trece personas por un año.

Pero en total, para siete proyectos de innovación, se proyecta un presupuesto de $ 5’652.236.

Esta propuesta no se habría discutido con la comisión técnica que venía alertando al pleno de los requerimientos tecnológicos, y que estaba integrada por delegados de los cinco consejeros. Este equipo de trabajo elaboró cuatro informes al respecto, que fueron conocidos por los consejeros.

Verdesoto y Enrique Pita plantean a Atamaint que antes de aplicar esta actualización se apruebe el reglamento del Sistema Electoral de Transmisión y Publicación de Actas y Resultados (Setpar) y que se defina cuál es el presupuesto electoral que aprobó el Ministerio de Finanzas, para reformular la infraestructura tecnológica. (I)

Tomado de El Universo – Ecuador

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories